El ministro de Relaciones Exteriores sirio, Walid Muallem, discutió la implementación del memorando ruso-turco sobre la creación de la zona desmilitarizada en el proceso de paz sirio Idlib y Astana con su homólogo iraní Mohammad Javad Zarif, dijo el sábado el Ministerio de Relaciones Exteriores sirio.

«La discusión giró en torno a las últimas reuniones entre los garantes del proceso de Astana, la implementación de los acuerdos de Sochi [sobre el establecimiento de la zona desmilitarizada] y la comisión constitucional. Las partes acordaron continuar las consultas, la cooperación y la coordinación», dijo Siria. El Ministerio de Relaciones Exteriores dijo en un comunicado a través de su página oficial de Facebook comentando sobre la reunión que tuvo lugar al margen de la 73 sesión de la Asamblea General de la ONU en Nueva York.

El ministerio también declaró que, durante la reunión, Walid Muallem discutió el establecimiento de la zona desmilitarizada en la provincia siria de Idlib y la entrega de ayuda humanitaria al país con el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres.

Además, las partes discutieron el acuerdo sobre Idlib y los esfuerzos dirigidos a formar la comisión constitucional que llevó a la confirmación del Secretario General de que las Naciones Unidas estaban listas «para hacer esfuerzos dirigidos a formar la comisión constitucional y trabajar para proporcionar ayuda humanitaria.»

A su vez, el ministro Muallem confirmó que «la ONU estaba promoviendo el proceso político, que debería llevarse a cabo bajo la dirección de Siria, pertenecía a los sirios sin ninguna intervención externa», dijo el ministerio.

La reunión de los funcionarios de alto perfil tuvo lugar al margen de la 73ª sesión de la Asamblea General de la ONU en Nueva York, en la que participó el viceministro sirio de Relaciones Exteriores, Faisal Mekdad, el representante permanente sirio ante las Naciones Unidas, Bashar Jaafari, y el asesor del ministro sirio de Asuntos Exteriores. Ahmad Arnus.

Las discusiones sobre la zona desmilitarizada durante la reunión se produjeron después de los informes de la semana pasada que indicaban que el presidente ruso Vladimir Putin y su homólogo turco Recep Tayyip Erdogan firmaron un acuerdo para establecer una zona desmilitarizada de 9 a 12 millas en Idlib a lo largo de la línea de contacto de los armados. La oposición y las fuerzas gubernamentales a más tardar el 15 de octubre.

El acuerdo tenía como objetivo prevenir el derramamiento de sangre, ya que el gobierno sirio estaba preparando una ofensiva en respuesta a lo que decía eran provocaciones del enclave sostenido por los militantes.

Idlib es la última resistencia de las fuerzas extremistas y rebeldes que luchan para derrocar al gobierno del presidente sirio Bashar Assad. Rusia y Turquía, junto con Irán, son los garantes del alto el fuego en Siria, que participan constantemente en el diálogo sobre la solución de la crisis.

Fuente