El ejército sirio siguió adelante con su operación militar contra los terroristas en la región sur del país después de una breve pausa táctica. Un corresponsal en el desierto de Al-Suwayda informó que las tropas han logrado ganancias territoriales y han destruido a decenas de terroristas.

El viernes, las fuerzas del gobierno sirio reanudaron su ofensiva contra los grupos terroristas que ocupan las alturas estratégicas en Tulul al-Safa, una región del sur en el desierto de Al-Suwayda.

Esto se produjo después de una breve pausa para desarrollar nuevas tácticas militares, dar un poco de descanso a las tropas y suministrar refuerzo y municiones.

El ejército sirio avanzó cientos de metros el viernes, eliminando a decenas de terroristas Daesh *, principalmente a los que dispararon desde cuevas y grietas en la zona montañosa.

Los ataques aéreos sirios han destruido muchas fortificaciones, según el corresponsal en el desierto de Al-Suwayda.

El objetivo del ejército ahora es erradicar a los grupos armados ilegales en el área antes del invierno, que se espera que traiga lluvias que salvarán a los terroristas sedientos asediados. Los militares sirios ya han cortado el suministro de agua dulce a los militantes.

En agosto, el Estado Mayor ruso confirmó que el gobierno sirio había restablecido con éxito el control sobre las provincias de As-Suwayda, Daraa y Quneitra en el sur de Siria. El control se estableció en parte gracias al Centro de Reconciliación de Rusia que convenció a algunos de los terroristas para que depositaran sus armas y se mudaran a la provincia de Idlib, se reunieran con sus familias o se unieran a la lucha contra Daesh * y otros grupos terroristas.

Fuente