Mujeres de todo Brasil salieron a las calles este sábado en una ola de protestas contra la candidatura presidencial del diputado federal Jair Bolsonaro, el líder de las encuestas de votantes en las elecciones del 7 de octubre. Al mismo tiempo, los partidarios del candidato también tuvieron sus mítines.

Las marchas organizadas por una campaña de medios sociales bajo el hashtag #EleNao se llevaron a cabo en docenas de ciudades brasileñas, incluyendo Río de Janeiro y Sao Paulo. Anteriormente, también hubo manifestaciones en el extranjero, en ciudades como Dublín, París, Berlín, Viena, Budapest y Beirut.

Las protestas fueron motivadas por las declaraciones y posiciones ya expresadas por Bolsonaro, que los manifestantes consideran racistas, misóginas y homófobas.

La campaña de mujeres, lanzada en Facebook a principios de septiembre, llamó a las mujeres de todos los puntos de vista políticos a unirse «contra el avance y el fortalecimiento del machismo, la misoginia, el racismo, la homofobia y otros prejuicios».

En particular, Bolsonaro provocó controversia al tratar de justificar una brecha salarial de género y argumentar en contra del empleo de mujeres si es probable que queden embarazadas.

El mismo día que mujeres de todo Brasil salieron a la calle para protestar contra el candidato presidencial Jair Bolsonaro, los manifestantes a favor del candidato presidencial también llevaron a cabo actos en al menos 9 estados del país, incluyendo también las ciudades de Río de janeiro y sao paulo.

Según un informe del portal brasileño de noticias G1, se registraron manifestaciones en favor del candidato del PSL, que encabeza las urnas para las elecciones del 7 de octubre, unidas bajo el hashtag #EleSim, en al menos 7 estados: Goiás, Minas Gerais, Piauí , Rio de Janeiro, Rio de Janeiro Grande do Sul, São Paulo y Tocantins. En Amapá y Amazonas, también se registraron manifestaciones.

Bolsonaro salió del hospital el sábado luego de ser apuñalado y gravemente herido por un activista durante una manifestación el 6 de septiembre en Juiz de Fora, Minas Gerais.

Un día antes de ser liberado, Bolsonaro dijo en una entrevista que no aceptaría ningún resultado en la votación del 7 de octubre que no fuera su propia victoria.

«Por lo que veo en las calles, no aceptaré ningún otro resultado que no sea mi elección», dijo.

Según el último sondeo de opinión publicado por Datafolha el viernes, Bolsonaro lidera con un 28% de apoyo al 22% para su rival más cercano, Fernando Haddad, del Partido de los Trabajadores.

Fuente