“Bolivia nunca va a renunciar a (encontrar una solución a) su enclaustramiento. El pueblo boliviano y el mundo saben que mediante una invasión hemos sido arrebatados del acceso soberano al Pacífico”, ha destacado el mandatario en las escalinatas del Palacio de la Paz, sede de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) en La Haya (Países Bajos).

El tribunal ha fallado este mismo lunes por 12 votos a favor y 3 en contra, en presencia del mismo Morales, que Chile “no contrajo la obligación legal” de negociar un acceso soberano al océano Pacífico para Bolivia, según leyó Abdulqawi Ahmed Yusuf, el presidente de la CIJ.

El mandatario boliviano, quien había presentado la demanda, había emitido una declaración pública antes del fallo, en la que daba a conocer que su país estaría más cerca de regresar al mar con soberanía tras la resolución, lo que al final no ocurrió.

Bolivia perdió 400 kilómetros lineales de litoral costero y 120 000 kilómetros cuadrados de territorio en la guerra del Pacífico(1879-1883). Chile argumenta que la frontera común quedó fijada con claridad con el tratado de 1904 entre ambos países.

Pese al deseo de La Paz de lograr una salida soberana al mar, Santiago recalcó durante el proceso que no siente necesidad de dialogar con Bolivia sobre el asunto ni va a “entregar territorio ni mar”, incluso si lo determinaba La Haya, y el ministro chileno de Relaciones Exteriores, Roberto Ampuero, había declinado incluso acudir a escuchar el fallo.

Respecto al informe final del tribunal, el mandatario boliviano ha resaltado a la prensa que “si bien no hay una obligación” de entablar negociaciones, como pretendía La Paz, “hay una invocación para seguir con el diálogo”.

“Es importante que los pueblos de la región tengamos la capacidad de solucionar temas pendientes”, ha precisado Morales.

 

Fuente