Las fuerzas de seguridad sirias desarticularon una célula durmiente del Estado Islámico (EI) en la ciudad de Raqqa, en el norte del país, donde planeaba lanzar una serie de grandes atentados en la llamada capital del autoproclamado califato de grupo yihadista.

En el marco de una operación antiterrorista llevada a cabo la víspera, efectivos de seguridad mataron a dos miembros del grupo yihadista, detuvieron a otros cinco, desactivaron un coche bomba y aseguraron un escondite de armas y minas terrestres.

Mohammad Ibrahim, portavoz de las Fuerzas de Seguridad Internas de Raqqa, una unidad creada por las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF), confirmó el éxito de la operación para desarticular la célula yihadista que planeaba cometer una ola de ataques en la ciudad.

“Las fuerzas especiales y los expertos en explosivos llevaron a cabo una operación de contraataque para enfrentar los planes que estaban a punto de ser ejecutados por una célula terrorista afiliada a mercenarios del EI en un barrio de la ciudad de Raqqa», dijo Ibrahim en conferencia de prensa.

A pesar de que hace un año las Fuerzas Democráticas Sirias, comandadas por los kurdos, se hicieron con el control de Raqqa, la ciudad ha sido escenario de una ola de ataques.

En junio pasado, las autoridades declararon un toque de queda de tres días en Raqqa y el estado de emergencia tras denunciar la infiltración de yihadistas en la ciudad, donde planeaban una campaña de bombardeos.

Por otra parte, un primer grupo de rebeldes proturcos comenzaron este domingo su retirada de la zona desmilitarizada en la región de Idlib, en virtud de un acuerdo ruso-turco alcanzado a mediados de septiembre, reportó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

El grupo rebelde Failaq al Sham al Islami inició este domingo su retiro con sus armas pesadas de los alrededores de la provincia de Alepo y de los suburbios al oeste de la ciudad del mismo nombre, que están en la zona desmilitarizada prevista por el acuerdo.

El grupo, de entre ocho mil 500 y 10 mil combatientes, forma parte del Frente Nacional de Liberación (FNL), una coalición de grupos rebeldes formada a principios de agosto por instigación de Turquía, en la provincia de Idlib y en partes de las provincias vecinas de Alepo, Hama y Latakia.

Fuente