La portavoz del Departamento de Estado estadounidense, Heather Nauert, anunció el lunes del acuerdo concretado en el año 2016 entre Israel y EE.UU., según el cual, Washington pagaría en el curso de 10 años al régimen de Tel Aviv unos 38 mil millones de dólares en el marco de un paquete de ayudas militares.

Estados Unidos pretende que por el medio de este paquete de ayudas —aprobado por la Administración del expresidente Barack Obama— aumentar en gran medida el poderío militar de Israel para poder hacer frente a sus adversarios en la región.

“Estados Unidos reitera el derecho de Israel para defenderse. Este convenio es una muestra de nuestro compromiso con la capacidad de Israel para defenderse frente a sus adversarios regionales mediante una ventaja militar cualitativa”, se lee en el documento publicado por Nauert.

También, insistiendo en la importancia de este acuerdo, Washington persiste en su compromiso con el régimen israelí y asegura que las ayudas de Estados Unidos a Israel siempre continuarán y asegura que EE.UU. nunca dejará solo al citado régimen.

Además, espera que el este convenio refuerce las relaciones entre las dos partes y abra el camino para que se concreten más acuerdos de este tipo que garanticen los intereses tanto de Estados Unidos como de Israel.

El 14 de septiembre de 2016, EE.UU. e Israel firmaron un nuevo acuerdo, según el cual, la Casa Blanca se encargó de otorgar una ayuda militar récord a Israel, unos 38 000 millones en 10 años (2019-2028).

Israel es el mayor receptor acumulativo de la ayuda exterior de Estados Unidos desde la Segunda Guerra Mundial. Entre los años 1946 y 2017, Washington proporcionó a Israel más de 134 000 millones de dólares en ayuda militar y económica.

En los últimos años, organizaciones de derechos humanos le han pedido a EE.UU. que revalúe su política de ayuda militar a Israel por la matanza que perpetra ese régimen contra la población palestina.

 

Fuente