Las detenciones tuvieron lugar en Sajonia y Baviera. La policía detuvo a seis personas de entre 28 y 30 años que se sospecha que crearon una organización de combate de extrema derecha. Entre los detenidos había hooligans, skinheads y neonazis.

Los participantes en la organización revolucionaria de Chemnitz atacaron a migrantes en la ciudad de Chemnitz, en Sajonia, y también planearon ataques contra funcionarios gubernamentales y políticos. La oficina del fiscal cree que la organización también «persigue objetivos terroristas».

Según los fiscales, los detenidos se consideraban figuras destacadas del movimiento extremista de derecha en Sajonia. En septiembre, el presunto líder del grupo, Christian K., fue detenido por «una violación especialmente grave de la orden». Más tarde fue arrestado y ahora está bajo custodia.