No tenemos planes de celebrar reuniones sobre Venezuela. Venezuela no es una amenaza a la paz internacional y la seguridad y no tiene un lugar en la agenda del Consejo”, ha dicho el representante permanente de Bolivia ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU), Sacha Llorenti, quien a partir del 1 de octubre asumió la presidencia mensual de este órgano.

En una rueda de prensa realizada este miércoles, Llorenti ha indicado que esa posición está en línea con las reiteradas declaraciones de Bolivia en el CSNU.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, denunció la semana pasada, en el 73.º periodo de sesiones de la Asamblea General de Naciones Unidas (AGNU), la “agresión descarada de Estados Unidos y sus aliados” contra la República Bolivariana, y afirmó que los problemas de Venezuela deben ser resueltos por los venezolanos. La crisis social y política en Venezuela no ha merecido hasta el momento una sesión en el CSNU, aunque durante el mes anterior Estados Unidos abordó el tema de ese país sudamericano en una reunión sobre el papel que juega la corrupción en alentar conflictos.

Algunos de los temas incluidos en la agenda de trabajo que desarrollará Bolivia este mes al frente del CSNU contemplan asuntos relacionados con la mujer y los recursos naturales, entre otros.

Llorenti ha recordado, asimismo, que el voto anual de la AGNU para pedir el levantamiento del embargo estadounidense a Cuba será el 31 de octubre. Según ha dicho, este es un asunto de “extrema importancia” y “prioridad” para su país.

“La condena de la mayor parte de los Estados miembros al embargo es una muestra de respeto al multilateralismo y una condena a las acciones unilaterales”, ha señalado Llorenti, quien ha reconocido también la valentía del pueblo cubano.

Fuente