La gobernación de Idlib, en el noroeste de Siria, sigue siendo un hervidero de terroristas en el país plagado de guerra, mientras que las fuerzas del gobierno han recuperado el control del resto del territorio.

Las Fuerzas Armadas de Siria descubrieron el jueves tres fosas comunes con los restos de 12 personas en la aldea de Abu Al-Duhur, en el sureste de Idlib, donde se estableció un corredor humanitario para ayudar a los civiles a abandonar la provincia.

Según lo detallado por la fuente en las Fuerzas Armadas de Siria, «los cuerpos son probablemente las víctimas de los terroristas de Ajnad al-Kavkaz que habían controlado el territorio antes de que los militares llegaran allí».

Según un científico forense del hospital que deseaba permanecer en el anonimato, “la mayoría de los muertos son soldados del Ejército sirio que murieron en enfrentamientos con terroristas hace varios meses. El uniforme encontrado en esas tumbas lo prueba.

La campaña militar para liberar el sur de Aleppo, el este de Idlib y el norte de Hama comenzó en noviembre del año pasado. Con el apoyo de sus aliados, el ejército sirio ha logrado recuperar el control sobre esas áreas.

Fuente