A principios de esta semana, la OTAN se puso del lado de Londres y Amsterdam en sus acusaciones contra Rusia de conducir ciberataques.

La Unión Europea alcanzará la seguridad a largo plazo solo en cooperación con Moscú, dijo el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, en un discurso ante el Parlamento austriaco el viernes.

A pesar de todo lo que sucede en Rusia, agregó, los europeos no deben olvidar que son vecinos de Rusia.

Denuncias de ciberataque

Sus comentarios se dan inmediatamente después de la afirmación del ministro de Defensa holandés, Ank Bijleveld, de que cuatro ciudadanos rusos con pasaportes diplomáticos fueron expulsados ​​de los Países Bajos el 13 de abril bajo sospecha de un intento de ataque cibernético en la OPAQ. El Ministerio de Asuntos Exteriores del Reino Unido, a su vez, acusó al servicio de inteligencia extranjero GRU de ciberataques contra instituciones políticas, empresas, medios y deportes.

Las acusaciones provocaron la reacción inmediata de la comunidad occidental, incluida la OTAN, que expresó su solidaridad con Ámsterdam en sus acusaciones e instó a Moscú a cambiar su comportamiento.

El Ministerio de Relaciones Exteriores ruso, a su vez, ha dicho que la «campaña espía» antirrusa desatada en los Países Bajos perjudica gravemente las relaciones bilaterales con Rusia. El ministerio agregó que Moscú no ha lanzado y no lanzará tales ataques, ya que no tiene ninguna razón para hacerlo.

Seguir con el acuerdo de Irán

Juncker agregó que, con respecto a Irán, los europeos tienen que «defender sus palabras».

A principios de este año, Washington cerró la puerta al histórico acuerdo nuclear de Irán, que fue alcanzado en 2015 por China, Francia, Alemania, la Unión Europea, Irán, Rusia, el Reino Unido y los Estados Unidos. Donald Trump anunció la reimposición de una serie de fuertes sanciones contra Irán y compañías o países extranjeros que seguirían haciendo negocios con Teherán.

Los firmantes del acuerdo restante criticaron ampliamente la medida de Trump y reafirmaron su compromiso con el acuerdo, que eliminó las severas sanciones económicas de Teherán a cambio de restricciones en su programa nuclear.

Fuente