Las fuerzas gubernamentales continúan reprimiendo a los terroristas que se encuentran cerca de las alturas estratégicas de Tulul al-Safa en el desierto de Al-Suwayda, en el sur de Siria. La operación militar debe estar terminada antes del final de este otoño.

Como resultado de la actual ofensiva del Ejército sirio contra las bases terroristas en las cercanías del desierto de Al-Suwayda en el sur del país, los yihadistas han sido excluidos de los recientes suministros de agua dulce.

Después de perder el acceso a las principales fuentes de agua, los terroristas se debilitaron sustancialmente y ya no pudieron ofrecer mucha resistencia a los ataques de las tropas gubernamentales.

A fines de septiembre, el ejército sirio liberó unos seis kilómetros cuadrados (3,7 millas) de la problemática zona montañosa, donde se descubrieron muchas posiciones de militantes fortificados, junto con un almacén de alimentos y armas, así como un puesto de asistencia médica.

En agosto, el Estado Mayor ruso confirmó que el gobierno sirio había restablecido con éxito el control sobre las provincias de Al-Suwayda, Daraa y Quneitra en la parte sur del país.

El control se estableció en parte debido a los esfuerzos del Centro de Reconciliación de Rusia, que convenció a algunos de los militantes de que depositaran sus armas y se mudaran a la provincia de Idlib para reunirse con sus familias o unirse a la lucha contra Daesh * y otros grupos terroristas.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ; ;