Una niña siria a quien le amputaron las piernas hace dos años está llevando gradualmente una vida normal después de recibir tratamiento en Rusia.

Sidra Zaarur, de 13 años, perdió sus piernas cuando los terroristas yihadistas del Frente al Nusra golpearon su vecindario con morteros y misiles de cosecha propia en 2016.

La hermana de Sidra, junto con sus dos hijos pequeños, murió en el ataque.

En el hospital local, mientras ella estaba recibiendo tratamiento inicial, un oficial ruso que estuvo presente allí se ofreció a transportar a la pobre muchacha a Rusia para reanudar la recuperación.

La niña ya ha regresado a la escuela y casi está llevando una vida normal con su familia y amigos.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ; ;