El primer ministro japonés, Shinzo Abe, realizará una visita oficial de tres días a China dentro de las próximas semanas en un último signo de descongelamiento de las relaciones entre los dos rivales regionales.

El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Lu Kang, anunció el viernes que Abe visitará Beijing del 25 al 27 de octubre.

El viaje, que sería el primero de un primer ministro japonés desde diciembre de 2011, marcaría el 40 aniversario del Tratado de Paz y Amistad entre las dos naciones.

La visita «elevará nuestras relaciones bilaterales y pondrá la cooperación bilateral en el camino correcto», dijo Lu en una conferencia de prensa regular, y agregó que las dos partes trabajarán para «defender conjuntamente el multilateralismo y el sistema de libre comercio».

Tokio y Pekín habían estado encerrados durante varios años en una disputa territorial sobre un pequeño grupo de islas deshabitadas en el Mar de China Oriental, llamado el Senkaku por los japoneses y el Diaoyu por los chinos. Están controlados por Japón pero reclamados por Beijing.

Los lazos entre las dos partes se deterioraron después de que Tokio nacionalizara parte de las islas ricas en recursos en 2012.

China sostiene que tiene una soberanía indiscutible sobre las islas. El gobierno japonés, en cambio, los considera como parte de su territorio.

Abe y el presidente chino, Xi Jinping, se han reunido varias veces en los últimos años al margen de eventos internacionales, pero ninguno de los dos ha sido anfitrión del otro hasta ahora.

Japón, un aliado clave de Estados Unidos en Asia y la tercera economía más grande del mundo, está preocupado por ser el próximo objetivo de la guerra comercial de Estados Unidos. El presidente Donald Trump, quien ya ha apuntado a China sobre lo que él describe como desequilibrios comerciales, se ha quejado frecuentemente de un «muy alto déficit» con Japón, también.

Al describir «sus buenas relaciones con el liderazgo japonés», del Wall Street Journal el mes pasado, Trump dijo: «Por supuesto que terminará tan pronto como les diga cuánto tienen que pagar».

Un deshielo en las relaciones entre Pekín y Tokio ha aumentado las perspectivas para el mayor acuerdo de libre comercio regional del mundo, conocido como Asociación Económica Integral Regional (RCEP), que cuenta con el respaldo de China.

El pacto de 16 naciones, que involucra a China, Japón, Australia, India, Nueva Zelanda y Corea del Sur, junto con diez miembros de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN), ha estado bajo negociación durante años, pero aún no se ha llegado a un acuerdo. alcanzado.

Sin embargo, cualquier progreso en un acuerdo dependerá de la cooperación entre la segunda y tercera economías más grandes del mundo, China y Japón.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ;