El presidente iraní, Hassan Rouhani, anunció que Arabia Saudita no habría asesinado al prominente periodista Jamal Khashoggi sin la protección de Estados Unidos, según la Agencia de Noticias de la República Islámica.

«Nadie se imaginaría que en el mundo de hoy y en un nuevo siglo seríamos testigos de un asesinato tan organizado y que un sistema planearía un asesinato tan atroz», dijo Rouhani. «No creo que un país se atrevería a cometer tal crimen sin la protección de Estados Unidos».

Jamal Khashoggi, quien ha estado trabajando para The Washington Post como columnista y es conocido por sus críticas a las autoridades sauditas, desapareció en Estambul el 2 de octubre después de que ingresó al consulado saudí y nunca salió. El incidente causó una protesta tanto en Turquía como en muchos países occidentales.

Después de negar cualquier conocimiento del paradero de Khashoggi durante dos semanas, Arabia Saudita admitió el viernes que el periodista había muerto en una pelea dentro de su consulado. Riyadh también dijo que 18 personas habían sido arrestadas por su participación en el incidente. Turquía está llevando a cabo una investigación separada sobre la muerte del periodista.

El presidente iraní también insistió en que fue gracias a la protección de Estados Unidos que Arabia Saudita pudo llevar a cabo bombardeos contra civiles en la guerra de Yemen.

«Si no hubiera protección estadounidense, ¿la gente de Yemen todavía habría enfrentado el mismo bombardeo brutal?» Rouhani preguntó.

Yemen se ha visto envuelto en un conflicto armado entre las fuerzas gubernamentales encabezadas por el presidente Abd Rabbuh Mansour Hadi y los rebeldes hutíes durante varios años. La coalición liderada por Arabia Saudita de las naciones del Golfo Pérsico en su mayoría ha estado llevando a cabo ataques aéreos contra los hutíes a petición de Hadi desde marzo de 2015

Según un reciente informe de la ONU, los ataques aéreos de la coalición liderados por Arabia Saudita fueron responsables de la mayoría de los más de 16,000 civiles muertos o heridos en el conflicto de Yemen durante los últimos tres años.

Fuente