Anteriormente, varios medios de comunicación austriacos informaron que un ex coronel de 70 años había sido arrestado por acusaciones de espionaje en nombre de Rusia y que, según informes, había confesado haber cometido el crimen.

El presidente austriaco, Alexander Van der Bellen, instó a no dramatizar la situación de las relaciones Moscú-Viena a la luz del caso contra un ex coronel austríaco sospechoso de espiar para Rusia. En una entrevista en el canal de televisión Ö-1 de Austria, señaló que las autoridades primero deben analizar las acusaciones para ver si son ciertas.

«Esta especulación [sobre el supuesto espionaje para Rusia] debe investigarse primero. Veremos si hay más de eso que, por así decirlo, una historia inventada, y solo entonces, tomaremos las medidas pertinentes», dijo.

Agregó que los investigadores deben determinar si el coronel retirado realmente espió para Rusia y a qué tipo de información tuvo acceso.

Tanto el presidente ruso Vladimir Putin como su homólogo austriaco, Alexander Van der Bellen, asistirán a los eventos que conmemorarán el centenario de la Primera Guerra Mundial que tendrá lugar en París el 11 de noviembre.

Fuente