En una reunión con el presidente palestino Mahmoud Abbas, el Papa Francisco expresó preocupación por el estado de Jerusalén al-Quds, meses después de que Estados Unidos reconociera a la ciudad palestina ocupada como la «capital» de Israel a pesar de las críticas y advertencias internacionales.

Los dos se reunieron en el Palacio Apostólico del Vaticano el lunes, y Abbas informó a la Santa Sede sobre «las implicaciones de la decisión de Estados Unidos» el año pasado, informó la agencia de noticias palestina WAFA.

El movimiento de Washington conmocionó a la comunidad internacional y se enfrentó a la demanda de los palestinos de que la parte oriental de la ciudad fuera la capital de su futuro estado.

La Autoridad Palestina, a cambio, dejó de reconocer cualquier papel mediador de Washington, que no solo se mantuvo desafiante, sino que también trasladó la Embajada de los Estados Unidos de Tel Aviv a al-Quds.

La ciudad alberga el complejo de la mezquita de al-Aqsa, el sitio más sagrado del Islam, y también tiene un significado religioso para los cristianos y los judíos.

Durante la reunión, «se prestó especial atención al estado de Jerusalén, subrayando la importancia de reconocer y preservar su identidad y el valor universal de la Ciudad Santa para las tres religiones abrahámicas», dijo una declaración del Vaticano, refiriéndose al Islam, el cristianismo y Judaísmo.

El año pasado, el Vaticano reaccionó ante el polémico cambio de política del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sobre Jerusalén al-Quds, y dijo que el «status quo» de la ciudad debía respetarse.

Israel se apoderó de todo el territorio palestino de Cisjordania, incluido el este de Al-Quds, en 1967. El derecho internacional considera que el territorio está ocupado y que las actividades de construcción del régimen allí son ilegales.

Abbas también le dijo al Papa Francisco: «Oramos por la paz esta temporada navideña y confiamos en ti», informó la agencia de noticias Anadolu de Turquía.

También visitó la capital italiana, Roma, donde sostuvo conversaciones con el presidente Sergio Mattarella y el primer ministro Giuseppe Conte sobre los últimos acontecimientos en la región, así como sobre las formas de reforzar los lazos bilaterales.

El «obstáculo de Estados Unidos para la paz de Oriente Medio»

Mientras tanto, Abbas destacó en comentarios al diario italiano La Stampa que los esfuerzos de los Estados Unidos no contribuirían a la paz en el Medio Oriente.

«Estados Unidos no puede ser el único mediador en el Medio Oriente», afirmó.

Washington bajo Trump también dijo que planeaba lanzar un llamado plan de «paz» para el Medio Oriente, y lo calificó de «el acuerdo del siglo».

Sin embargo, según los informes, el plan ignora las demandas palestinas clave, incluida su reclamación de al-Quds.

“Un estado que impone constantemente sanciones punitivas contra Palestina no puede ser un mediador. El liderazgo de Estados Unidos es un obstáculo en el Medio Oriente «, agregó Abbas.

Los Estados Unidos también han terminado sus contribuciones a UNRWA, la agencia de las Naciones Unidas para los refugiados palestinos.

«No queremos seguir cooperando con la administración actual de Estados Unidos», dijo el jefe de la Autoridad Palestina. «No estaremos de acuerdo con las condiciones que violan el derecho internacional», agregó.