Según una declaración escrita del Ejército israelí, 21 palestinos fueron detenidos en operaciones nocturnas en varias partes de la ocupada Cisjordania por presuntamente estar “involucrados en actos terroristas”.

En la declaración se indicó que los palestinos detenidos fueron remitidos al centro de detención de la región para su posterior interrogatorio.

Las Fuerzas Militares israelíes ingresan con frecuencia a casas en la Cisjordania ocupada y en Jerusalén oriental, para buscar y detener a palestinos por distintas acusaciones.

Según las fuentes oficiales palestinas, hay aproximadamente 6.500 palestinos detenidos en prisiones en todo Israel, incluidos 450 detenidos administrativos, 12 diputados y 300 niños.

Bajo la denominada práctica de la “detención administrativa”, las Fuerzas Militares de Israel pueden detener a los palestinos durante 1 a 6 meses, si así lo consideran sus trabajos de inteligencia.

Si se determina que el detenido es «un peligro para la seguridad de Israel», el juez militar puede extender su periodo en prisión hasta cinco años sin que el detenido siquiera haya cometido un delito.

 

Fuente