El presidente ruso, Vladimir Putin, expresó el miércoles su apoyo al líder venezolano Nicolás Maduro en su visita a Moscú en busca de asistencia financiera para el país.

Putin en una reunión en su residencia fuera de Moscú le dijo a Maduro que «apoyamos sus esfuerzos para lograr el entendimiento mutuo en la sociedad y todas sus acciones encaminadas a normalizar las relaciones con la oposición».

Putin agregó que «naturalmente condenamos cualquier acción que sea claramente de naturaleza terrorista, cualquier intento de cambiar la situación por la fuerza».

Golpeado por los bajos precios del petróleo y el impacto de las sanciones de EE. UU., Maduro está buscando el apoyo de los aliados después de ganar un segundo período presidencial este año.

Maduro, quien asumió el control tras la muerte de Hugo Chávez en 2013, ha estado bajo una fuerte presión del gobierno del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump.

Maduro le dijo a Putin que estaba seguro de que sus conversaciones traerían «buenas noticias para la cooperación entre nuestros países y para las economías de nuestros países».

El portavoz de Putin, Dmitry Peskov, dijo antes de la reunión que Maduro había viajado a Moscú específicamente para pedirle a Rusia, el objetivo de las sanciones estadounidenses, asistencia financiera.

«Las conversaciones se centrarán en la ayuda que necesita el liderazgo venezolano», dijo Peskov a los reporteros, declinando ser más específicos sobre cuánto podría prestar Rusia.

Dijo que la situación económica en el país latinoamericano seguía siendo difícil, pero señaló «signos de mejora de la dinámica».

Después de las conversaciones el año pasado entre Maduro y Putin, Rusia, el principal acreedor de Venezuela, acordó reestructurar una deuda de 3.15 mil millones de dólares de un préstamo que Caracas otorgó en 2011 para financiar la compra de armas rusas.

Maduro visitaba Moscú luego de recibir a su homólogo turco Recep Tayyip Erdogan en Caracas.

Rusia y Venezuela disfrutan de una larga historia de vínculos y el antecesor de Maduro, Chávez, conocido por sus apasionadas aventuras contra los Estados Unidos, fue un invitado bienvenido en el Kremlin.

Fuente