El primer ministro de Kosovo, Ramush Haradinaj, y el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, discutieron por teléfono el jueves el plan del país para formar un nuevo ejército. La medida ha sido fuertemente disputada por Serbia y la alianza. Ramush Haradinaj aseguró a Stoltenberg que la transición de las fuerzas de seguridad de Kosovo a un ejército regular se haría en estrecha cooperación con la OTAN. Stoltenberg dijo en una declaración que había hablado con el presidente serbio, Aleksandar Vucic y Haradinaj, y les pidió que «mostraran calma y moderación, y evitaran declaraciones o acciones provocativas». nuestro compromiso con la Fuerza de Seguridad de Kosovo «, informó AP. «Hice hincapié en que tal movimiento es inoportuno, va en contra del consejo de muchos aliados de la OTAN y puede tener repercusiones negativas en las perspectivas de Kosovo para la integración euroatlántica», agregó. Belgrado advirtió que la formación de un ejército de Kosovo podría desencadenar una intervención armada.

Fuente