EE. UU. Abandonó el intento de celebrar una sesión del Consejo de Seguridad de la ONU para golpear el expediente de derechos humanos de Corea del Norte después de no haber reunido suficiente apoyo para la candidatura y luego de un retroceso en la Asamblea General para censurar el movimiento palestino Hamas.

Los diplomáticos de la ONU confirmaron el viernes que Washington no tiene los nueve votos esenciales en el consejo de 15 miembros (UNSC) para llevar a cabo su candidatura anual desde 2014 para celebrar una reunión sobre el expediente de Pyongyang este año, a pesar de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, está buscando una segunda cumbre con el líder norcoreano Kim Jong-un.

«No tienen los números este año», dijo un diplomático del CSNU citado en un informe de la AFP, y agregó que «Costa de Marfil (Costa de Marfil) no está a bordo». La reunión del consejo sobre Corea del Norte fue programada tentativamente para el lunes.

Una cumbre histórica entre Trump y Kim en junio pasado abrió el diálogo sobre la desnuclearización de la península coreana entre los dos países después de meses de intercambio de amenazas militares. Se espera una segunda cumbre el próximo año en medio de una creciente desconfianza de Washington por parte de Pyongyang.

En los últimos años, EE. UU. Había logrado asegurar los nueve votos necesarios en el CSNU para celebrar la reunión contra Pyongyang, a pesar de la oposición de China.

Se informa que Estados Unidos está presionando a varios países árabes para que sigan su ejemplo y respalden su proyecto de resolución de la ONU contra el movimiento de resistencia palestino Hamas.

Esto sucedió mientras Pyongyang había escrito a los miembros de la UNSC el mes pasado para instarlos a que no respalden la solicitud de Washington de la reunión en su intento de difamar a Corea del Norte por los logros políticos en sus objetivos de política exterior y militar.

Además, el embajador de Corea del Norte ante la ONU, Kim Song, dijo a los miembros del consejo el mes pasado que las críticas al expediente de derechos humanos de Pyongyang «empañarían la tendencia actual» de acercamiento y «enfrentamiento».

Un informe de 2014 de una Comisión de Investigación de la ONU apuntaba a abusos contra los derechos humanos en Corea del Norte, pero Pyongyang lo rechazó firmemente como una invocación, basado en el testimonio de disidentes que viven en el exilio.

Mientras tanto, China ha argumentado persistentemente que el CSNU no debería ser el lugar para discusiones sobre los derechos humanos como una amenaza para la paz y la seguridad internacionales.

El CSNU impuso una serie de fuertes sanciones económicas contra Corea del Norte por sus pruebas de misiles balísticos y nucleares, e Estados Unidos insistió en que las prohibiciones se mantendrán hasta que Pyongyang deseche completamente su programa de armas.

Sin embargo, Washington ha ignorado las preocupaciones de Corea del Norte sobre la presencia militar masiva de Estados Unidos cerca de su territorio y las reiteradas amenazas contra el país.

El desarrollo del viernes se produjo un día después de que un proyecto de resolución patrocinado por Estados Unidos que buscaba censurar al grupo de resistencia palestino Hamas en la Asamblea General de la ONU no logró ganar el voto de la mayoría en el organismo mundial.

La asamblea de 193 miembros votó 87-57 a favor de la resolución el jueves, mientras que 33 miembros optaron por abstenerse, dejando a Washington con un voto de pluralidad que no cumplió con el requisito de los dos tercios para adoptar la resolución.

La resolución no vinculante intentó golpear a Hamas por lanzar cohetes contra objetivos del régimen israelí como medida defensiva contra el persistente bombardeo del régimen de la Franja de Gaza bloqueada junto con otras medidas militares letales contra el territorio empobrecido.

El embajador estadounidense Nikki Haley dijo antes de la votación que la asamblea podría hacer historia condenando a Hamas, «por el bien de la paz y por el bien de esta organización». Esto es mientras Washington sigue siendo famoso por usar su poder de veto en el CSNU para bloquear cualquier Medida internacional contra las atrocidades del régimen israelí en tierras palestinas ocupadas.

Fuente