Kiev y Moscú han estado envueltos en un enfrentamiento naval durante las últimas dos semanas. Tres embarcaciones de la Armada ucraniana fueron capturadas el 25 de noviembre después de violar la frontera marítima de Rusia.

Los barcos ucranianos habían intentado una provocación en el mar de Azov un mes antes del incidente del estrecho de Kerch, según un oficial naval ruso.

Continuó diciendo que durante la operación, los buques ucranianos amenazaron con usar sus armas contra los barcos de la guardia costera rusa y demostraron que sus armas estaban en estado de alerta.

Fuente