Durante una conferencia contra la corrupción y para fortalecer el rol de los privados en la gobernabilidad celebrada este sábado en el Palacio Presidencial de la Muqata, en Ramala, el presidente palestino, Mahmud Abbas, anunció que «disolverá” en Parlamento Palestino, sin que quedara claro si habría un llamado a nuevas elecciones.

El Parlamento está inactivo desde que el movimiento islamista Hamás tomó violentamente el control de Gaza en 2007. En las últimas votaciones, realizadas en 2006, Hamás había obtenido la mayoría con 76 escaños, mientras que el movimiento Fatah, al que pertenece Abbas, solo consiguió 43 de los 132 asientos en disputa.

«Finalmente les diré una última frase. Pronto disolveré el Consejo Legislativo», fue la manera en la que Abbas concluyó su discurso durante la inauguración de la conferencia. Hamás reaccionó rápidamente señalando que Abbas no tiene autoridad alguna para dar ese paso y expresó su descontento con una eventual disolución del Poder Legislativo, pese a que lleva 11 años sin operar.

El presidente de la Autoridad Nacional Palestina también reivindicó que, a pesar de su «lucha» con Hamás, con el que se mantiene enfrentado desde que los islamistas expulsaron de Gaza a las fuerzas de Fatah leales a él, «es parte» de su pueblo, y se opuso a la resolución contra el movimiento impulsada esta semana por EE.UU. en la Asamblea General de la ONU, que no prosperó.

Egipto trabaja de mediador entre las partes para poner fin a más de una década de división interna que debilita la vida política palestina y tiene un duro impacto sobre Gaza, afectada por el bloqueo israelí y las sanciones económicas de presión impuestas por Abbas para forzar a los islamistas a entregar el poder. En octubre de 2017 se firmó un pacto de reconciliación y se comprometieron elecciones presidenciales y legislativas en 2018. Esto, finalmente, no se llevó a cabo.

Fuente