Gracias a la mediación de la Procuraduría brasileña, la Fiscalía peruana firmó un acuerdo de colaboración eficaz con la firma Odebrecht.

Tras dos años de negociaciones fallidas, el equipo especial del caso Lava Jato podrá obtener pruebas y testimonios de cómo la constructora pagó millonarias coimas como canje a obras y favores otorgados por políticos y empresarios peruanos.

A cambio de ser exonerados de responsabilidad penal, directivos de Odebrecht darán detalles de sobornos en al menos cinco megaobras que beneficiaron a los expresidentes Alejandro Toledo, Alan García y Ollanta Humala; así como a los exalcaldes de Lima, Luis Castañeda y Susana Villarán.

El expresidente Pedro Pablo Kuczynski (PPK) y la hija del exmandatario Alberto Fujimori también están implicados en pactos con la compañía.

El cuestionado fiscal de la nación Pedro Chávarry es el mayor obstáculo para las pesquisas, pues le ha abierto cuatro procesos disciplinarios al fiscal a cargo del caso Lava Jato, José Domingo Pérez.

El acuerdo de colaboración eficaz permitirá al Estado peruano ser resarcido con un monto aún por definirse por el daño moral y económico causado por Odebrecht.

Si el fiscal de la nación logra remover a las cabezas del equipo especial, que son respaldados por los peruanos y por los procuradores de Brasil, la lucha anticorrupción sufriría un golpe letal.

Fuente