Arabia Saudita descartó este domingo la extradición de sospechosos en el caso de Jamal Khashoggi a Turquía, dijo Adel al-Jubeir, ministro de Relaciones Exteriores saudí.

«No extraditamos a nuestros ciudadanos», dijo Al-Jubeir en una conferencia de prensa durante la 39 Cumbre del Consejo de Cooperación del Golfo (GCC) cuando se le preguntó sobre las órdenes de arresto.

Al-Jubeir dijo que los culpables fueron remitidos a la oficina del fiscal saudí, pero no comentó sobre el proceso legal, subrayando que ese despacho tiene su propio portavoz.

Además, dijo que Arabia Saudita está abierta a cualquier evidencia para ayudar en la investigación y anunciará todos los detalles sobre este caso.

El miércoles, un tribunal de Estambul emitió órdenes de arresto contra dos ex funcionarios saudíes por el asesinato de Khashoggi.

La decisión del tribunal se produjo después de que la Oficina del Fiscal Público de Estambul exigiera el arresto de Saud al-Qahtani, un importante ayudante del príncipe heredero, y de Ahmed al-Asiri, ex jefe de inteligencia adjunto, por su presunta participación en el asesinato.

Khashoggi, periodista y columnista saudí de The Washington Post, desapareció después de ingresar al Consulado de Arabia Saudita en Estambul a principios de octubre.

Después de decir inicialmente que había dejado el Consulado con vida, Arabia Saudita admitió semanas más tarde que fue asesinado allí, culpando de su muerte a un grupo de agentes saudíes deshonestos.

Tras un decreto real, Arabia Saudita destituyó a cinco altos funcionarios, entre ellos Al-Qahtani y Al-Asiri.

 

Fuente