Según información del New York Times este sábado, después del asesinato del periodista saudí Jamal Khashoggi, Jared Kushner, el yerno y secretario general del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, habló por teléfono una vez con el príncipe heredero de la corona, Mohamed bin Salmán, el 10 de octubre. El asesor de seguridad nacional John Bolton también habría hecho parte de la conversación.

Kushner continuó manteniendo conversaciones con el príncipe heredero y aconsejó a Salmán sobre cómo sobrevivir a la crisis y evitar acciones embarazosas.

Según el New York Times la razón por la que Estados Unidos se ha acercado tanto a Arabia Saudita se debe a la amistad cultivada entre el príncipe heredero Mohamed bin Salmán y Jared Kushner, el yerno del presidente estadounidense Donald Trump.

Martin Indyk, miembro del Consejo de Relaciones Exteriores en Estados Unidos, declaró para el diario: «La relación entre Jared Kushner y Mohamed bin Salmán constituye el fundamento de la política de Donald Trump no solo hacia Arabia Saudí sino también hacia la región».

Kushner, asesor del presidente de los Estados Unidos, ha estado intercambiando mensajes privados con Salmán a través de WhatsApp, informó el periódico.

Las conversaciones continuaron incluso después del asesinato de Jamal Khashoggi.

Khashoggi, un periodista y columnista saudí del diario The Washington Post, desapareció después de ingresar al Consulado Saudí en Estambul el 2 de octubre.

Mientras el mundo observaba, la administración saudí, luego de haber afirmado inicialmente que Khashoggi había dejado el consulado con vida, semanas después, admitió que fue asesinado allí.

Fue Kushner quien se convirtió en el «defensor más importante» del príncipe heredero en la Casa Blanca después del asesinato, dijeron al Times varias personas familiarizadas con el evento.

El periódico afirmó además que la relación entre Kushner y bin Salmán, fomentada en los últimos dos años, ha sido un punto focal en la relación de Arabia Saudita con Trump.

Después de las elecciones presidenciales de 2016, un grupo de delegados saudíes se reunió con Kushner y luego le informó a Riad que Kushner estaba satisfecho con el papel de Arabia Saudita en la lucha contra el terrorismo, junto con una propuesta para compartir información de inteligencia para ayudar a luchar contra el extremismo.

Las visitas de Kushner a Arabia Saudita también coincidieron con los movimientos de bin Salmán para consolidar el poder en el reino.

Después de que Kushner visitara Arabia Saudita con Trump en junio de 2017, bin Salman expulsó a su primo el Príncipe Mohammed bin Nayef y lo reemplazó como príncipe heredero. Luego, días después de que Kushner lo visitara más tarde en otoño, el príncipe heredero encarceló a 200 miembros de la familia real saudí en el hotel Ritz-Carlton en Riad.

«Después del movimiento por el poder, el presidente Trump elogió públicamente al príncipe Mohammed», afirmó el Times.

Si bien Kushner continúa insistiendo en que Estados Unidos debe apoyar a Bin Salmán, no está claro si él puede ser la clave de la estrategia de Medio Oriente de la administración Trump.

Según el diario, el principal interés de Kushner es el conflicto palestino-israelí ya que el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, era un amigo de la familia de los Kushner.

Fuente