La policía colombiana ha detenido a seis israelíes acusados ​​de dirigir una red sexual que explotaba a niñas menores de edad y los obligó a tener relaciones sexuales con turistas israelíes en el país latinoamericano.

Luego de una investigación de dos años, la policía de seguridad colombiana logró disolver «una mafia israelí que explotó y usó a niñas, adolescentes y mujeres como esclavas sexuales en Colombia», dijo el fiscal general Néstor Humberto Martínez en una conferencia de prensa el domingo, agregando que dos Los nacionales colombianos también fueron atrapados en la barrida.

El fiscal principal dijo además que la «mafia» había estado vendiendo paquetes turísticos a colonos israelíes con destino a varias ciudades de Colombia, pero en realidad habían sido utilizados como un frente para servicios sexuales con mujeres menores.

Entre los detenidos se encontraba el presunto líder de la banda israelí, Mor Zohar, así como un oficial de policía colombiano no identificado, quien está acusado de ayudar a proteger a la pandilla criminal.

Martínez agregó que se habían emitido órdenes de arresto para otros ocho israelíes acusados ​​de los mismos delitos en el caso.

Según una declaración de la oficina del fiscal general de Colombia, todos los israelíes arrestados tienen notificaciones rojas de Interpol, lo más cercano a una orden de arresto internacional. Agregó que toda la red criminal fue supuestamente dirigida por el israelí Benyamin Mush, quien ha viajado dentro y fuera de Colombia y los países centroamericanos.

Los funcionarios confiscaron activos pertenecientes a los sospechosos por valor de $ 45 millones.

El testimonio obtenido de las víctimas reveló que las niñas recibieron entre $ 65 y $ 126, y se vieron obligadas a unirse a un grupo de WhatsApp cuyo nombre en clave se realizó después del feriado judío de Purim.

Según las autoridades colombianas, los turistas israelíes se alojarían en hoteles, tomarían yates e irían a fiestas privadas alimentadas con drogas y alcohol, donde se ofrecía a las mujeres y mujeres menores como «esclavas sexuales».

Los sospechosos, que deben comparecer ante un juez en la ciudad de Medellín, en el noroeste del país, enfrentan múltiples cargos, entre ellos proxenetismo de menores, homicidio con agravantes, tráfico de drogas y lavado de dinero.

En julio pasado, el sitio web israelí Ynetnews informó que la policía colombiana había arrestado a tres israelíes, así como a otros 15 acusados ​​de estar involucrados en el tráfico sexual en la ciudad turística de Cartagena, que incluía la explotación sexual de más de 250 mujeres y niñas desde los 14 años. años.

La oficina del fiscal general en ese momento describía a las víctimas como «esclavos reales del siglo XXI».

Fuente