En declaraciones formuladas este lunes en una reunión con funcionarios judiciales, el ayatolá Sadeq Amoli Lariyani se ha referido a las continuas protestas anticapitalistas de los llamados “chalecos amarillos” en Francia y la detención de miles de ciudadanos galos.

“Si estas protestas y choques se hubiesen producido en un país no occidental, ahora estarían implicados Naciones Unidas y Ministerios de Exteriores para vociferar su apoyo a la gente, pero en Francia, transcurridas cuatro semanas de las protestas, vemos al pulpo mediático occidental boicotear estas noticias y a los organismos internacionales guardar silencio ante el trato violento de la Policía, equipada con vehículos blindados”, lamenta.

Estas prácticas representan la “plena imagen de doble moral de la arrogancia mundial”, para la cual “lo importante no es lo ocurrido, sino el lugar de los hechos”, ha agregado.

Según Amoli Lariyani, la represión policial en Francia muestra la “falsedad” de las alegaciones de Occidente sobre el respeto a los derechos humanos (DD.HH.).

“Teniendo en cuenta lo que sucede hoy en el corazón de Europa, vemos que se están haciendo realidad los vaticinios del Líder de la Revolución Islámica (el ayatolá Seyed Ali Jamenei) y que la injusticia provocada por el capitalismo desenfrenado acarrea protestas que afectan a los apoyadores de la opresión a los pobres”, subraya.

En todo caso, ha expresado la esperanza de “que los líderes europeos tengan sensatez y que traten a su propio pueblo y de otros países en función de los valores humanos y no acorde con lo que les dicte el capitalismo”.

Se afirma que más de 4500 manifestantes han sido detenidos en Francia desde el inicio de las protestas de los llamados “chalecos amarillos” por mejores condiciones de vida el 17 de noviembre.

Consciente de que el futuro de su mandato se juega estos días, el presidente galo, Emmanuel Macron, dio el lunes un golpe de timón social a su presidencia con un discurso en el que atendió varias de las reclamaciones de los enfurecidos.

Fuente