El Gobierno venezolano activó este martes un proceso legal para restablecer las actividades de la planta de neumáticos de Goodyear que cesó operaciones la víspera y solicitó a la Fiscalía General abrir un proceso penal contra los propietarios y responsables de la filial local de la multinacional.

Tras calificar de ilegal la paralización de actividades, las autoridades iniciaron un proceso para restablecer la producción de la planta ubicada en la ciudad central de Valencia, en el estado Carabobo, indicó el Gobierno en un comunicado que difundió la televisora estatal.

El Gobierno consideró el cierre de la planta una «nueva escalada de ataques» al programa económico que activó en agosto el presidente Nicolás Maduro y una acción que se suma la “desestabilización» y «agresiones» de Estados Unidos contra Venezuela.

Como parte del proceso se acordó una medida de protección para los mil 160 trabajadores y se pidió al Ministerio Público abrir un proceso legal contra los directivos de la filial venezolana para determinar su responsabilidad ante “este hecho de sabotaje y boicot», señaló el escrito.

Goodyear, que tiene su sede en Ohio, Estados Unidos, acordó el lunes la paralización de la planta venezolana ante «las condiciones económicas y las sanciones de los Estados Unidos», informó el vocero de la empresa Eduardo Arguelles.

Maduro inició en agosto un plan para recuperar la economía que implicó una reconversión monetaria, un aumento del salario mínimo, un incremento del Impuesto al Valor Agregado y una unificación de la tasa de cambio que representó una fuerte devaluación.

Fuente