Evo Morales denuncia “actos delictivos” de la derecha boliviana en nombre de la democracia, en alusión al incidente del martes en las protestas de Santa Cruz.

“Ayer, a nombre de la autonomía, promovieron el racismo y el separatismo. Hoy, a nombre de la democracia, fomentan la violencia y el vandalismo”, ha declarado hoy miércoles el mandatario.

Morales condenaba así los hechos ocurridos el martes en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra (este) durante una protesta contra el presidente, al incendiar un grupo de manifestantes la sede del Tribunal Supremo Electoral (TSE) en la zona por la habilitación de la candidatura del dirigente izquierdista para las elecciones de 2019.

La derecha boliviana dice defender el Estado de derecho pero comete “actos delictivos” y destruye instalaciones de las instituciones del Estado, ha dicho el mandatario, que aspira a recibir el año próximo un cuarto mandato.

Las protestas fueron convocadas por comités cívicos y dirigentes políticos de oposición para movilizarse contra el TSE, con el objetivo de anular las candidaturas de Morales y su vicepresidente, Álvaro García Linera, para las elecciones primarias y generales.

La oposición dice que el fuego fue provocado por un grupo de “infiltrados” y encapuchados, mientras La Paz asegura tener imágenes que prueban que el incendio fue provocado desde la misma marcha.

El lunes, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) anunció a través de su coordinador residente en Bolivia, Mauricio Ramírez, que el ente internacional respeta el fallo que autoriza la repostulación de Morales. Además, llamó a celebrar comicios libres de violencia que garanticen que “la población es libre de escoger a sus gobernantes”.

Morales, que ha batido el récord de 12 años de mandato continuo como presidente del país, ha elogiado en el pasado la “consciencia” del pueblo por no participar en tales hechos, optando por mantener la paz y la estabilidad en el país.

Fuente