Continúa la novela en Estados Unidos entre Donald Trump y Michael Cohen. Un nuevo capítulo se escribió este miércoles después de que el exabogado del ahora Presidente fuera sentenciado a tres años de cárcel.

El juez de Distrito con sede en Manhattan, William Pauley, dictó sentencia contra el letrado por los siguientes delitos: pagar de forma ilegal a las mujeres que sostuvieron encuentros sexuales con Trump para ayudar a su campaña electoral en 2016, así como por mentir al Congreso sobre un negocio inmobiliario del multimillonario en Rusia.

La sentencia en contra de Michael Cohen no fue una sorpresa debido a que el excolaborador cercano de Trumpse declaró culpable por cargo financiero en agosto, mientras que el pasado mes de noviembre también aceptó su responsabilidad por falsos testimonios ante las autoridades legislativas.

Pero, ¿qué dice Donald Trump sobre un caso que podría “tumbar” su gobierno?

El mandatario de Estados Unidos afirmó que la condena contra Cohen no lo mantiene en vilo, ni siquiera la posibilidad de enfrentar un juicio político que, en su escenario más grave, abriría la puerta para una destitución.

Trump reiteró que los pagos realizados por su exabogado a las mujeres con las que se involucró no representan una violación a las leyes de financiamiento de campaña. Asimismo, calificó de ridículo que exista una persecución contra el responsable de la resurrección de la economía estadounidense.

“Es difícil hacerle un juicio político a alguien que no ha hecho nada malo y quien ha creado la mejor economía en la historia de nuestro país (…) No estoy preocupado, no. Creo que la gente se sublevaría si eso ocurriera”, añadió.

Por su parte, los demócratas están convencidos que Trump podría terminar en un tribunal e incluso pasar tiempo en la prisión si se confirma que incurrió en graves violaciones de las leyes de financiamiento en temporada de campañas.

 

Fuente