El Senado de Estados Unidos asestó el jueves un doble golpe a la posición del presidente Donald Trump sobre Arabia Saudita, al aprobar un proyecto de ley para poner fin al respaldo del país a la guerra en Yemen y culpar al príncipe heredero Mohammed bin Salman por el asesinato del periodista Jamal Khashoggi.

Las votaciones son simbólicas, porque para convertirse en ley las resoluciones tendrían que ser aprobadas por la Cámara de Representantes, cuyos líderes republicanos han bloqueado cualquier legislación contra el reino.

Los senadores votaron 56-41 para poner fin al apoyo militar a la alianza en Yemen liderada por Arabia Saudita.

Inmediatamente después de esa votación, el Senado aprobó por unanimidad una resolución que culpa al príncipe Mohammed bin Salman por el asesinato de Khashoggi.

Trump ha dicho que quiere que Washington apoye al Gobierno saudí y al príncipe.

Fuente