El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, criticó a China por la detención de dos ciudadanos canadienses, en lo que se considera una represalia contra Ottawa por tomar a un ejecutivo de Huawei por petición de Washington hace dos semanas.

La «detención ilegal» de los ciudadanos canadienses Michael Spavor y Michael Kovrig «es inaceptable» y «deberían ser devueltos», dijo Pompeo a los reporteros el viernes durante una reunión con su homóloga canadiense, Chrystia Freeland.

Pedimos a todas las naciones del mundo que traten a los demás ciudadanos adecuadamente y que la detención de estos dos ciudadanos canadienses en China debería terminar.

Los funcionarios chinos detuvieron a los dos canadienses en el espacio de sólo dos días. Spavor dirige un negocio que envía turistas y atletas a Corea del Norte. Kovrig, ex diplomático, se desempeña como asesor principal en el think tank, International Crisis Group (ICC). Ambos hombres son investigados por actividades que dañan la «seguridad nacional» de China, explicaron los funcionarios en Beijing.

La detención de ciudadanos canadienses es considerada como un paso de represalia contra Canadá luego de que su policía detuvo a Meng Wanzhou, el director de finanzas de Huawei y la hija del fundador de la compañía, hace dos semanas. La detuvieron a petición de Washington, cuyos fiscales acusan a Meng de violar las sanciones impuestas por Estados Unidos a Irán.

El secretario de Estado estadounidense Mike Pompeo, el secretario de Defensa James Mattis y el director de la Oficina de Asuntos Exteriores del Partido Comunista de China, Yang Jiechi. Noviembre 2018. Leah Millis / Reuters
Beijing protestó enérgicamente contra la detención de Meng y ella misma negó haber cometido algún delito. La empresaria fue finalmente liberada bajo fianza y ahora se enfrenta a la extradición a los Estados Unidos.

Mientras Beijing aumentaba la presión sobre Canadá, la ministra de Relaciones Exteriores de la nación, Chrystia Freeland, defendió la detención de Meng. Dijo que la acción contra el ejecutivo de Huawei se tomó de conformidad con el tratado de extradición con los Estados Unidos y que «no hubo participación política» en el caso.

Fuente