La producción de automóviles en Irán descendió en un 57 por ciento. Según los últimos datos del Ministerio de Industria, Minería y Comercio de Irán, 135.402 vehículos fueron fabricados en el país en el mes de noviembre del año pasado, mientras que este año, durante el mismo periodo, solo se fabricaron 57.627.

La mayor bajada en la producción automovilística se produjo en la fabricación de autobuses, con un descenso del 99%. En noviembre de 2017 salieron 163 autobuses de la línea de producción, mientras que este año solo lo hizo uno. En los ocho meses desde abril la producción de vehículos en Irán bajó un 25 por ciento.

El sector de los automóviles es uno de los pilares de la economía de Irán. Solo las empresas nacionales Khodro y Saipa poseen plantillas superiores a los 100.000 empleados, mientras que el sector ofrece trabajo a unas 700.000 personas. Peugeot, Renault y Citroën dejaron de operar en el país debido a las sanciones económicas impuestas unilateralmente por EEUU.

Las tensiones entre Washington y Teherán se han incrementado desde mayo, cuando el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, retiró unilateralmente a su país del acuerdo nuclear de 2015. En agosto, EEUU volvió a imponer una primera ronda de sanciones dirigidas principalmente al sector bancario de Irán.

Una segunda fase de sanciones, dirigida al sector energético entró en vigencia el 5 de noviembre, aunque Washington otorgó un aplazamiento de 180 días a los ocho mayores compradores de petróleo iraní, incluida Turquía.

Fuente