Miles de personas marcharon el domingo en Bruselas contra un pacto de la ONU destinado a fomentar la cooperación en materia de migración, eclipsando una manifestación más pequeña en apoyo del acuerdo, cuya firma derribó al gobierno de Bélgica la semana pasada.

La policía dijo que unas 5.500 personas marcharon en la protesta más grande, organizada por partidos de derecha flamencos en la parte de la capital donde se encuentran las principales instituciones de la Unión Europea.

En el centro de la ciudad se llevó a cabo una contra-manifestación separada de alrededor de 1.000 personas, organizada por grupos de izquierda y organizaciones no gubernamentales.

La derecha belga N-VA, que es el partido más grande en el parlamento, sacó a sus ministros de la coalición gobernante la semana pasada después de que el primer ministro Charles Michel rechazó su demanda de no firmar el pacto de migración de la ONU en Marrakech.

Michel había conseguido una gran mayoría parlamentaria a favor de mantener el apoyo de Bélgica al texto de la ONU, con el apoyo de los socialistas de la oposición y los verdes. Los críticos dijeron que la medida de N-VA fue la primera oportunidad en una campaña antes de las elecciones federales en mayo.

El pacto de la ONU fue acordado en julio por todos los 193 miembros de la ONU excepto los Estados Unidos, pero solo 164 lo firmaron formalmente en la reunión del lunes pasado.

Ha recibido críticas de políticos europeos que dicen que podría aumentar la inmigración a Europa, ya que el bloque se ha vuelto cada vez más restrictivo en la aceptación de refugiados y migrantes por igual desde la llegada de 2015.

Diez países, principalmente en la antigua Europa del Este comunista, se han retirado del pacto no vinculante.

Con un récord de 21,3 millones de refugiados en todo el mundo, las Naciones Unidas comenzaron a trabajar en el pacto después de que más de un millón de personas llegaron a Europa en 2015, muchos de ellos huyendo de la guerra civil en Siria y la pobreza en África.

Fuente