La Paz, Con las mayores reservas probadas de gas natural de su historia y una renta petrolera superior a los dos mil millones de dólares en 2018, Bolivia ratifica hoy la tendencia creciente de su sector energético, según fuentes oficiales.

‘Cerramos el año con una renta petrolera que será por encima de los dos mil millones de dólares, superior a la de la gestión pasada de más de mil 800 millones de dólares, y con las reservas probadas de gas natural más altas de la historia de Bolivia, de 10,7 TCF (trillones de pies cúbicos)’, aseguró este domingo el ministro de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez.

El incremento de lo recibido por la venta de petróleo en relación con 2017 representa un crecimiento superior al 10 por ciento.

El titular informó que en los últimos 12 años de gestión esta esfera de la industria se convirtió en pilar fundamental de la economía nacional y acumuló una renta petrolera de 38 mil millones de dólares.

Destacó Sánchez entre otros logros que la cobertura nacional de gas domiciliario llegó a cerca del 45 por ciento.

Según el ministro, más de 400 mil vehículos fueron convertidos a gas natural vehicular y subrayó que está en plena ejecución la industrialización y el ingreso del país a la era de los combustibles verdes, cumpliendo las normas internacionales de protección ambiental.

Insistió en que la gestión exploratoria es y será la más importante prioridad del gobierno del presidente Evo Morales.

‘En estos 12 años hemos descubierto 17 campos y 6 reservorios nuevos que nos permitieron reponer e incrementar las reservas de gas certificadas’, añadió.

Describió el jefe de esta cartera que gracias a la implementación de la Ley de Incentivos se viabilizó la suscripción de ocho contratos de servicios petroleros para la exploración y explotación del hidrocarburo con una inversión de cuatro mil 412 millones de la moneda estadounidense.

Igualmente, confirmó que se promovió un compromiso de inversión de 363 millones de dólares en cerca de 30 campos petrolíferos.

‘En el momento de la caída de precios internacionales -sostuvo el titular-, en Bolivia se abrió una nueva posibilidad de generación de nuevas inversiones que nos va permitir incrementar reservas, producción y por ende ingresos para el país’.

Sobre la exportación del gas natural boliviano, consideró que el escenario actual es totalmente favorable por la apertura de mercados, y explicó que ya no se trata de una relación de negocios de Estado a Estado, sino también de un nexo estatal con empresas privadas.

Al referirse a la producción y venta del Super Etanol 92, Sánchez significó que 2018 quedará marcado en la historia porque registró el ingreso del país andinoamazónico en la era de los combustibles verdes.

Evaluó de ‘salto importante’ la promulgación de la Ley de Aditivos de origen vegetal y el acuerdo que calificó de histórico entre el Estado y empresarios privados, el cual propiciará una inversión superior a los mil 600 millones de dólares y la creación de 30 mil nuevos empleos.

Fuente