La semana del 14 de enero fue la elegida por la primera ministra de Reino Undio, Theresa May, para llevar a cabo la votación en la Cámara de los Comunes del acuerdo del «brexit” alcanzado por su Gobierno y la Unión Europea. Así lo confirmó la misma premier este lunes  durante su comparecencia ante los diputados, donde informó sobre el pasado Consejo Europeo.

La líder conservadora dijo que el debate sobre el tratado se retomará la semana del 7 de enero, después del receso navideño, a fin de celebrar una votación la semana siguiente. «Muchos miembros del Parlamento están preocupados porque necesitamos tomar una decisión pronto”, dijo May. Inicialmente, el Gobierno se había puesto como fecha límite el 21 de enero, tras suspender el voto previsto para el 11 de diciembre.

Durante su intervención, May dijo a los parlamentarios que no deberían abogar por un segundo referéndum pues «quebrantaría» la confianza del pueblo en la democracia. Insistió en que convocar otro plebiscito, tras el que dio la victoria al «brexit» en junio de 2016, haría un «daño irreparable» a la integridad de la política británica, porque lanzaría el mensaje a los votantes de que «la democracia no funciona».

Varios ministros del Gobierno conservador han sugerido que la Cámara de los Comunes debería votar sobre distintas opciones para salir adelante, si previamente rechaza el tratado propuesto por la líder «tory». Estas opciones podrían incluir salir de la UE sin acuerdo, tratar de negociar un pacto distinto al logrado por May o convocar un nuevo plebiscito.

En tanto, el líder de la oposición, el laborista Jeremy Corbyn, pidió que el acuerdo sea sometido a votación esta semana, atendiendo a que el país se encuentra sometido por May a una «crisis nacional”. Por ello, Corbyn pidió a la premier que «deje de perder el tiempo”. «No hay excusa para retrasarlo más. Hay que votar ya para que podamos salir de esta desastrosa situación», manifestó el político en la Cámara de los Comunes.

 

Fuente