Actualmente, Irán está recorriendo el 60 por ciento de su área total en busca de nuevas reservas de petróleo y gas, incluso en lugares que hasta hace poco se consideraba que tenían la menor probabilidad de tener formaciones con hidrocarburos.

Uno de esos lugares es el noroeste del país, generalmente atribuido a Azarbaijan iraní, donde los estudios preliminares indican la existencia de reservorios de petróleo, dice el jefe de exploración de la Compañía Nacional de Petróleo Iraní (NIOC), Saleh Hendi.

«Nuestros estudios preliminares muestran que es probable que se encuentren recursos de hidrocarburos en las regiones de Bostanabad y Miyaneh, en la provincia de Azarbaijan Oriental», dijo a los periodistas en Teherán.

«Pronto comenzaremos el trabajo operativo detallado para examinar más a fondo estas dos áreas», agregó.

Ya se ha encontrado un bloque de exploración con un sistema de hidrocarburos comprobado hacia el norte en un área conocida como la cuenca Moghan en la provincia de Ardabil.

Hendi dijo que se han descubierto 35-40 nuevos reservorios de hidrocarburos en Irán, que necesitan desarrollo. «Ahora estamos en el primer lugar en el mundo en reservas de petróleo y gas».

En el mar de Omán, Irán alcanzó el gas a una profundidad de 800 metros. Hendi dijo que la perforación de bloques de exploración se limita actualmente al Golfo Pérsico y al suroeste y noreste del país.

La industria petrolera de Irán se dirige a las aguas agitadas por la recreación de las sanciones por parte de Estados Unidos, pero los funcionarios del país no se desaniman.

En mayo, Hendi dijo que se planeaban licitar 14 bloques para exploración este año y predijo que al menos seis de ellos serían atractivos para los inversores extranjeros.

Pero las compañías extranjeras se negaron a participar en las licitaciones debido a las sanciones, dijo el lunes.

Eso no significa que las operaciones de desarrollo de Irán estén en tierra. Hendi dijo que las sanciones acelerarán el crecimiento de las capacidades domésticas.

«Hace unos años, les rogábamos a las empresas extranjeras e incluso chinas que compraran equipos de perforación, pero ahora nos hemos vuelto autosuficientes», dijo.

«Después de la promulgación de las nuevas sanciones estadounidenses contra Irán, no ha surgido ningún problema y nuestros planes de exploración no han cambiado», agregó.

La Compañía Nacional de Petróleo de Irán espera finalizar otros siete contratos upstream por un valor de alrededor de $ 40 mil millones con inversionistas extranjeros para octubre.

El lunes, el NIOC desestimó los informes de que el gigante petrolero estatal ruso Rosneft había cancelado los planes para invertir en proyectos conjuntos por un valor de hasta $ 30 mil millones en Irán debido a las sanciones de EE. UU.

«No hay contratos firmados con Rosneft, para que la compañía rusa se retire de la industria petrolera iraní y corte su cooperación», dijo la compañía en un comunicado.

En noviembre de 2017, Rosneft anunció un borrador de acuerdo para trabajar conjuntamente en varios contratos «estratégicos» en Irán, que en conjunto traerían hasta $ 30 mil millones en inversiones y darían como resultado una producción total de hasta 55 millones de toneladas de petróleo por año.

NIOC dijo que solo se había firmado un memorando de entendimiento con Rosneft y que no se había celebrado ningún contrato entre ellos.

Zarubezhneft de Rusia logró otro acuerdo preliminar en marzo para volver a desarrollar los campos petroleros de Aban y West Paydar de Irán cerca de la frontera iraquí en un proyecto conjunto con Dana Energy de Irán.

El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Irán, Bahram Qassemi, desestimó los informes de que compañías chinas y rusas se estaban retirando de los proyectos petroleros iraníes bajo la presión de Estados Unidos.

Dijo que a menos que hubiera confirmaciones oficiales, tales informes siempre equivalían a «guerra psicológica».

Fuente