La organización Campaña Emblema de Prensa (PEC, por sus siglas en inglés) señaló que los países más peligrosos para ejercer el periodismo es México y Afganistán, al registrarse la muerte de 17 comunicadores. El informe presentado este lunes en Ginebra, muestra que, durante este 2018, se registró la muerte de 113 periodistas en 30 países, lo que representa un aumento del 14 por ciento respecto al año pasado.

Detrás de México y Afganistán está Siria con 11 muertes, seguido de Yemen y la India, con ocho periodistas asesinados en cada país. Estos cinco países representan más de la mitad de los muertos, es decir 61. Sobre la situación en estos países, el organismo indicó que los causantes de los decesos de los profesionales son, «en Afganistán, los grupos terroristas. En México, los grupos criminales son los principales responsables del alto precio que pagan los trabajadores de los medios».

En Yemen y Siria, los periodistas fueron asesinados en combates o fueron atacados por grupos armados mientras cubrían los conflictos en curso.

En la lista, también se encuentra Estados Unidos, con seis muertos por el ataque en el periódico Capital Gazette ocurrido en junio pasado. En el conteo, le sigue Pakistán sigue con cinco muertos. En Brasil y Filipinas, cuatro periodistas fueron asesinados, respectivamente. En cinco naciones, tres periodistas fueron asesinados: República Centroafricana (tres periodistas rusos), Colombia, Ecuador, Rusia y Somalia.

Dos periodistas más fueron asesinados en Guatemala, mientras que otros dos murieron por Israel en Gaza. Un trabajador de los medios fue asesinado en cada uno de los siguientes países: Bangladesh, Bulgaria, Etiopía, Alemania, Haití, Indonesia, Irak, Liberia, Libia, Nicaragua, El Salvador, Arabia Saudita (en el consulado de Estambul), Eslovaquia y Ucrania. La organización destacó que el año pasado, el número de mujeres periodistas asesinadas aumentó considerablemente: de 5 en 2016 pasaron a 16 en 2017. Este año, siete comunicadoras fueron asesinadas.

De los asesinatos de este 2018, dos tercios de las víctimas murieron en zonas de conflicto, incluido México, país que no está en guerra, y un tercio en países que están en paz. En una década, de acuerdo a PEC, de 2009 a 2018, mil 221 periodistas y trabajadores de los medios han sido asesinados, 122 por año, en promedio ; 2,34 por semana.

Según la PEC, 99 periodistas fueron asesinados en 2017, 127 en 2016 (sin contar con las víctimas de dos accidentes de avión), 135 en 2015, 138 en 2014, 129 en 2013, 141 en 2012,107 en 2011, 110 en 2010, 122 en 2009, 91 en 2008, 115 en 2007 y 96 en 2006.

Durante los últimos cinco años (2014 a 2018), los países más peligrosos fueron Siria (con 64 muertos), México (61), Afganistán (48), Irak (46), Pakistán (36), India (30), Yemen (29), Filipinas (24), Brasil (22) y Somalia (22).

Ante ello, pidió que las organizaciones internacionales como la UNESCO y el Consejo de Europa asuman el objetivo de reducir a la mitad el número de periodistas asesinados en todo el mundo, menos de 50 por año. Además, aclaró que las cifras son más altas que las de otras organizaciones porque «la PEC considera que todos los trabajadores de los medios de comunicación son como ‘ asesinados’, sea que estén relacionados con su trabajo o no. De hecho, es difícil probar que un crimen esté relacionado o no con el trabajo del periodista sin una investigación independiente y completa».

Fuente