El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, no estaría dispuesto a apoyar una medida de gasto provisional de una o dos semanas que evitaría un cierre parcial del Gobierno durante las vacaciones, de acuerdo con declaraciones hechas este lunes por una persona familiarizada con la planificación de la Casa Blanca. El endurecimiento de la posición de la Casa Blanca aumenta la dificultad a la que se enfrentan los legisladores para encontrar una solución antes del vencimiento de la financiación para nueve departamentos gubernamentales y varias agencias independientes, que ocurriría el viernes en la noche.

Las discusiones sobre el gasto se han estancado, sin conversaciones entre Trump y los demócratas desde el martes pasado. Los legisladores republicanos no han ideado un plan y no han tratado de promover una legislación que financie el gobierno o el muro fronterizo de Trump.

«Cada vez que escuche a un demócrata decir que puede tener una buena seguridad fronteriza sin un muro, simplemente descártelo como otro político que sigue la línea del partido», tuiteó Trump este lunes. «¡Es hora de ahorrar miles de millones de dólares al año y, al mismo tiempo, tener mucha más seguridad y control! «

Seis de los 15 departamentos gubernamentales, que representan aproximadamente tres cuartos de los gastos discrecionales, cuentan con financiamiento hasta el 30 de septiembre de 2019, conforme a la legislación aprobada y firmada por Trump a principios de este año. Un proyecto de ley de financiamiento provisional a corto plazo brindaría a los legisladores más tiempo para negociar el muro y financiar a las agencias restantes, lo que podría demorar hasta que los demócratas tomen el control de la Cámara el 3 de enero.

«El presidente Trump debería entender: no hay votos para el muro», dijo el líder de la minoría del Senado, Chuck Schumer, de Nueva York, el domingo en el programa ‘Meet the Press’ de NBC. «Y no debemos permitir que los berrinches, las amenazas, nos empujen a hacer algo que todos, incluso nuestros colegas republicanos, saben que está mal».

La administración de Trump ha comenzado a prepararse para un posible cierre. La Oficina de Administración y Presupuesto realizó una llamada de conferencia con las agencias federales afectadas por el cierre el viernes en la tarde para prepararse para un posible lapso de financiamiento. Los líderes republicanos de la Cámara de Representantes, que se enfrentan a las ausencias de los miembros de alto rango derrotados en las elecciones de mitad del periodo, han dado instrucciones a los legisladores para que permanezcan en sus hogares hasta el miércoles por la noche, dos días antes de la fecha límite del 21 de diciembre. El Senado regresa a Washington el lunes.

De haber un cierre, el Congreso y la Casa Blanca estarían bajo presión para quedarse en Washington y resolverlo, en lugar de irse de vacaciones. Se espera que Trump vaya a su complejo vacacional, Mar-a-Lago, en Palm Beach, Florida, durante más de dos semanas a partir del viernes.

Fuente