“Tenemos otras formas de llegar a los 5000 millones (de dólares)”, ha dicho este martes la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, en referencia al muro fronterizo que el mandatario de EE.UU., Donald Trump, planea construir.

Esto supone que Trump ha relajado su postura sobre el muro. Durante días martilleó repitiendo: no hay acuerdo presupuestario si el Congreso de EE.UU. no desbloquea 5000 millones de dólares para construir un muro en la frontera con México.

Los republicanos actualmente dominan el Congreso. Pero cualquier ley de presupuesto debe ser aprobada por 60 votos de los 100 integrantes del Senado, donde solo tienen 51 escaños. A partir del 3 de enero, los demócratas recuperarán el control de la Cámara de Representantes. Un contexto que no los alienta a ceder ante las demandas del presidente republicano.

La construcción de un muro a lo largo de la frontera con México fue una de las promesas de campaña más controvertidas del presidente Trump y su objetivo es impedir la entrada en el país de migrantes a quienes califica de criminales.

 

Fuente