Dos menores de edad de origen hondureño fueron asesinados la noche del sábado en Tijuana, de acuerdo con información de la Subprocuraduría de Justicia de Baja California. Los integrantes de la caravana migrante, que permanece en un albergue de la ciudad fronteriza, fueron asesinados en un posible intento de asalto. Un tercer joven logró escapar y así pudo testificar ante las autoridades mexicanas. Se sabe que las víctimas, de entre 16 y 17 años, murieron por estrangulamiento y uno de ellos tenía una lesión por arma blanca en la espalda.

«Uno de ellos (los migrantes), indicó que iban a cambiar un cheque, lo cual no era cierto», comentó el subprocurador. «Creemos que como las chicas con las que hablaron piensan que traen dinero, los invitan a tener relaciones sexuales, los jóvenes aceptan e ingresan a una ‘cuartería'(vecindad), donde se tiene conocimiento que hay un picadero (lugar donde hay venta y consumo de drogas)», agregó.

Una vez dentro del cuarto, se sabe que una de las mujeres hizo una llamada y rápidamente llegó un grupo de hombres quienes le exigieron a los hondureños el dinero. Al percatarse que no tenían efectivo, asesinaron a dos de ellos. El subprocurador Álvarez, destacó que los presuntos homicidas se encontraban bajo el efecto de las drogas al momento de cometer el crimen. Los cuerpos de los migrantes fueron encontrados tirados sobre la vía pública en la zona centro de Tijuana con huellas de estrangulamiento.

Por ahora las autoridades municipales no tienen las identificaciones oficiales de las víctimas aunque pudieron ser ubicadas por los nombres que dieron al ingresar al albergue YMCA de la ciudad, y la ayuda del sobreviviente que los reconoció porque son sus compañeros de caravana.

Fuente