El secretario general de la Asamblea Mundial de Ahlul Bait, el ayatolá Mohamad Hasan Ajtari, dijo que, desde hace 4 años, el pueblo yemení soporta una cruel violencia por parte de los enemigos, no obstante, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ni siquiera se ha atrevido a aprobar una solución para impedirla.

Al Saud es el motivo de la expansión de la violencia en el mundo con el que no se puede conversar para llegar a la paz. Con estas declaraciones, el ayatolá Ajtari reprochó la pasividad de la ONU en aprobar una solución que ponga fin a la violencia contra los yemeníes. Enfatizó en que la unidad es la única vía para salvar a los musulmanes.

Las declaraciones tuvieron lugar en una conferencia celebrada en Teherán, la capital de Irán, sobre la “Defensa al pueblo inocente de Yemen”. Al evento habían asistido asociaciones no gubernamentales a favor de Yemen y de Myanmar (Birmania), así como la Unidad Islámica. Estas solicitaron una postura eficaz del Consejo de Seguridad de la ONU (CSNU) para poner fin al cerco del pueblo yemení y el cese del envío de armas a los agresores.

La conferencia de apoyo al pueblo yemení se lleva a cabo en momentos en que ha entrado en vigor un alto el fuego en la provincia de Al-Hudayda, ubicada en el oeste Yemen, tras las recientes negociaciones entre las partes beligerantes en Suecia. El movimiento popular yemení Ansarolá y los milicianos afines al expresidente fugit

ivo yemení, Abdu Rabu Mansur Hadi, tras una semana de negociaciones en Suecia, acordaron un alto el fuego en toda la provincia de Al-Hudayda, así como la retirada de las tropas extranjeras de la ciudad portuaria homónima.

No obstante, las fuerzas afines al expresidente prófugo yemení, Mansur Hadi, lideradas por Arabia Saudí, horas después del inicio de la tregua, invadieron la ciudad yemení de Al-Hudayda. Esta ciudad portuaria es el punto de entrada del 70 % de la ayuda humanitaria al país, donde la hambruna ha dejado sin vida a unos 85 mil niños desde 2015.

 

Fuente