El Día de los Derechos Humanos no pudo pasar desapercibido para el gobierno de los Estados Unidos y su cruzada contra Cuba, una carta y Twitter fueron esta vez el escenario establecido desde Washington.

Según Mike Pompeo, secretario de Estado, envió una carta al ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez, solicitando explicaciones sobre los presos presos políticos, un documento que, hasta anoche, el gobierno cubano aseguró que no había recibido.

Rodríguez advirtió en una declaración el lunes que Pompeo estaba mintiendo y difamando, y reiteró que Washington carece de autoridad moral en este asunto, ya que es un gobierno represivo mundial sobre los derechos humanos. Una sola estadística es evidente: de los 61 instrumentos internacionales reconocidos en temas de derechos humanos, Cuba ha firmado y ratificado 44, mientras que Estados Unidos apenas tiene 18, y es el único país en el mundo que aún no respalda la Convención de los Derechos del Niño.

Levanta el bloqueo. Restauración de visas para cubanos. Detener la represión de los migrantes, las minorías y los pobres ‘, agregó el ministro de Relaciones Exteriores de Cuba en referencia al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto a la nación caribeña durante casi seis décadas para matar de hambre a sus habitantes y las violaciones de los derechos en los países del norte de su población.

Carlos Fernández de Cossio, Director General de los Estados Unidos en el Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, también rechazó la maniobra de Pompeo y describió como propaganda «la supuesta carta del Secretario de Estado y su manipulación pública».

Según el diplomático, Washington simplemente ratificó su falta de voluntad de participar seriamente en un diálogo bilateral entre iguales para deliberar sobre los derechos humanos y formas de avanzar sinceramente hacia una cooperación constructiva sobre el tema.

Como parte del proceso de acercamiento iniciado en diciembre de 2014 por los entonces presidentes Raúl Castro y Barack Obama, ambos gobiernos comenzaron a hablar sobre este tema en marzo de 2015, y lo hicieron de manera civilizada y respetuosa, a pesar de las diferencias existentes.

Sin embargo, Kimberly Breier, subsecretaria de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental de los Estados Unidos, ahora ha reutilizado su Twitter contra el gobierno cubano, acusándolo de supuestas décadas de represión y abuso.

Nos comprometemos a apoyar al pueblo cubano en su demanda de libertad y prosperidad «, escribió este martes.

Las campañas de Pompeo y Breier encontraron respuestas, encabezadas por el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel.

Estados Unidos no tiene moral para hablar sobre los derechos humanos; Su retórica es hipócrita, deshonesta, con doble moral. Alguien sabe una violación más cruel, prolongada y masiva de los derechos humanos que el bloqueo económico, financiero y comercial «, dijo.

Díaz-Canel también se refirió a las diferentes opiniones sobre los derechos humanos en ambos países. Mientras que otros exportan armas y guerras, Cuba comparte conocimientos y servicios. Nuestros doctores y maestros han iluminado e iluminado regiones remotas. «Nuestro lema es la solidaridad», afirmó.

Hay más prisioneros que agricultores en los Estados Unidos. No deberían hablar sobre los derechos humanos en Cuba ‘, dijo Eugenio Martínez, Director General para América Latina y el Caribe del Ministerio de Relaciones Exteriores.

Fuente