Las fuertes lluvias y el clima salvaje han dañado significativamente las casas y los automóviles en cientos de kilómetros de la costa de Nueva Gales del Sur en Australia, según informes de medios locales.

Hunter Valley, Wollongong y Sydney sufrieron piedras de hielo del tamaño de una pelota de golf que comenzaron a dar vueltas en las rotondas a las 6 pm hora local (7 am GMT) del 20 de diciembre.

Los usuarios de las redes sociales han compartido fotos y videos del desastre natural que muestran autos dañados y techos destrozados.

Algunos de los granizos parecían calabazas o flores, según los usuarios.

La Oficina de Meteorología advirtió que el área sigue siendo peligrosa, mientras que el Consejo de Seguros de Australia declaró que el incidente fue una «catástrofe».

Air Services Australia informó que los aviones no estaban aterrizando en el aeropuerto de Sydney debido a las tormentas.

Fuente