En un informe divulgado el jueves, la asociación contra la pena de muerte Reprieve, con sede en el Reino Unido, indicó que entre junio de 2017, cuando el rey de Arabia Saudí, Salman bin Abdulaziz Al Saud, designó a su hijo Muhamad como nuevo heredero del trono, y marzo de 2018, hubo unas 133 ejecuciones en el reino árabe. La cifra muestra que solo durante los primeros ochos meses en el poder de Bin Salman, las ejecuciones se duplicaron en comparación con 67 casos registrados en los ochos meses anteriores, agrega el grupo internacional pro derechos humanos en la nota.

De acuerdo con el documento, gran número de víctimas de las ejecuciones de la monarquía saudí en 2018, han sido trabajadores extranjeros, en su mayoría del sur de Asia. Desde 2014, ha habido casi 700 ejecuciones en Arabia Saudí, y este año hubo un promedio de 13 ejecuciones al mes. Esa cifra alcanzó su máximo en julio, cuando se ejecutaron 27 personas, incluidas siete en un solo día, agregó la oenegé Reprieve.  “El reino sigue siendo uno de los cinco estados con más ejecuciones en el mundo”, lamentó la organización pro derechos humanos.

Diferentes oenegés como Amnistía Internacional (AI) ven con preocupación el creciente número de ejecuciones en Arabia Saudí, y advierten de que los Al Saud utilizan la pena de muerte para silenciar a los disidentes, en particular a la minoría musulmana chií.

El régimen de Riad acarrea un largo historial de ejecuciones y uso de la tortura con opositores. El último caso que recibió un eco internacional sin precedentes fue el asesinato del periodista Jamal Khashoggi, en el consulado de Arabia Saudí en la ciudad turca de Estambul. Diferentes organizaciones pro derechos humanos, la Policía turca así como la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés) de EE.UU. señalan que la orden para el asesinato de Khashoggi vino directamente de Bin Salman.

El príncipe heredero también es responsable de la agresión saudí a Yemen y del secuestro en 2017 del primer ministro libanés, Saad Hariri, entre otros actos criminales.

Fuente