«Hoy, reafirmamos nuestro compromiso por el gasoducto EastMed (Mediterráneo oriental) y debatimos aspectos importantes del proyecto que vamos a firmar oficialmente en los próximos meses», dijo el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu en la quinta cumbre Israel-Grecia-Chipre, celebrada en la ciudad israelí de Beerseva. Netanyahu, junto a su homólogo griego, Alexis Tsipras,  y al presidente de Chipre, Nicos Anastasiades, presentó este jueves el proyecto del gasoducto que formalizarán a principios del año próximo.

El gasoducto submarino, que será el más profundo y largo del mundo con 2.000 kilómetros de longitud, conectará las reservas de gas en el mediterráneo oriental con el continente europeo. Supondrá una inversión de 7.000 millones de dólares y la construcción llevará unos seis o siete años. La construcción del gasoducto cuenta con el apoyo de la Unión Europea, que vería diversificado su abastecimiento energético, ampliamente dependiente de Rusia, y de Estados Unidos, cuyo embajador David Friedman destacó el plan como parte integral de la «estabilidad y prosperidad de la región».

Además, podría poner freno a las ambiciones iraníes de usar Siria como trampolín para exportar combustible al Mediterráneo oriental. Israel y Chipre descubrieron en sus respectivas zonas económicas gas natural, y se considera que su explotación puede modificar el mapa energético y geopolítico de la región. Los tres mandatarios aceptaron hoy que otros países se unan al proyecto y durante su encuentro «eliminaron los impedimentos para la firma del acuerdo intergubernamental», según un comunicado de la oficina del primer ministro israelí.

«Nuestra amistad se fortalece a medida que nuestros acuerdos son cada vez más y más detallados. Y estos lazos no se basan simplemente en intereses compartidos y proximidad geográfica, sino que se basan en valores compartidos en una región muy volátil y muy violenta», sostuvo Netanyahu, que también alcanzó acuerdos en materia de ciberseguridad, cooperación tecnológica y, con Grecia, un acuerdo marco para cooperar en el desarrollo de satélites.

 

Fuente