La Asamblea Nacional de Nicaragua canceló este jueves la personería jurídica del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) y del organismo Hagamos Democracia, al considerar que estas «organizaciones llevaron a cabo actividades que no se corresponde con sus fines», que ratifican la postura injerencista de agentes en el exterior, principalmente EE.UU.

De acuerdo con los legisladores, estas organizaciones han financiaron y contribuyeron con el fallido golpe de Estado que buscaba derrocar al Gobierno de Nicaragua.

Ante estas situaciones que pretenden someter al pueblo nicaragüense al yugo de las fuerzas extranjeras, el Gobierno del presidente Daniel Ortega tomó una serie de medidas que, de acuerdo con los funcionarios del Estado, prevén combatir el intervencionismo de Washington en el país.

Inicial

Pese a las reiteradas denuncias realizadas por el presidente Ortega sobre los ataques injerencistas de EE.UU. que atentan contra la soberanía de Nicaragua, el Gobierno de Donald Trump decidió la aprobación de la Nica Act,  la cual impone una serie de sanciones económicas y políticas a Nicaragua.

Ante estas situaciones que pretenden someter al pueblo nicaragüense al yugo de las fuerzas extranjeras, el Gobierno del presidente Daniel Ortega tomó una serie de medidas que, de acuerdo con los funcionarios del Estado, prevén combatir el intervencionismo de Washington en el país.

Inicial

Pese a las reiteradas denuncias realizadas por el presidente Ortega sobre los ataques injerencistas de EE.UU. que atentan contra la soberanía de Nicaragua, el Gobierno de Donald Trump decidió la aprobación de la Nica Act,  la cual impone una serie de sanciones económicas y políticas a Nicaragua.

Suspensión de organizaciones

Por su parte, el canciller la República, Denis Moncada envió este miércoles una carta al secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro y al secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Pablo Abrao, en la que se les notificó la suspensión temporal  de la visita y permanencia del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) y de la CIDH-MESENI, por su injerencismo.

“Esta suspensión temporal de la CIDH-MESENI y Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes, será hasta que se restablezcan las condiciones de respeto a la soberanía y cese la injerencia en los asuntos internos de Nicaragua” reseñó la misiva.

La Nica Act plantea un complejo panorama en lo económico para el Gobierno de Nicaragua que, al ser vetado en organismos financieros internacionales, no podrá adquirir préstamos para el desarrollo del país, lo cual tendría un fuerte impacto en la construcción de obras públicas.

Moncada aseguró que a pesar de las buenas acciones del Gobierno para establecer mesas de diálogos que contribuyan a conseguir la paz en el país, estas organizaciones han actuado como «puntas de lanza de la intentona golpista».

De esta forma, el Gobierno del presidente Ortega se mantiene en defensa de la soberanía nacional, ante las agresiones externas del Gobierno de EE.UU., con la aprobación de la Nica Act y la sanciones unilaterales que plantea.

Fuente