Se trata de la ley de Condicionalidad de la Inversión Nicaragüense, conocida como NICA Act (acrónimo en inglés de Nicaraguan Investment Conditionality Act) que busca condicionar la aprobación de los préstamos de bancos internacionales a Nicaragua por parte de instituciones financieras internacionales.

El mandatario estadounidense firmó este proyecto de ley después de que el Congreso del país estadounidense lo aprobara el pasado 13 de diciembre.

Los diputados sandinistas y el Gobierno de Managua calificaron de injerencista la aprobación de la Nica Act por el Congreso norteamericano y señalaron que dicha ley atenta contra la libre determinación y la soberanía de esa nación.

 

Fuente