“El decreto para Siria ha sido firmado”, ha declarado a la cadena local de televisión CNN, un vocero del Ejército de Estados Unidos, bajo condición de anonimato.

La orden explica cómo y cuándo tendrá lugar la salida de más de 2000 fuerzas estadounidenses desplegadas en Siria, ha agregado la citada fuente; no obstante, no ha dado más detalles al respecto.

Además, la fuente anónima ha dado a conocer que el retiro, anunciado el miércoles por el presidente estadounidense, Donald Trump, podría comenzar “en las próximas semanas” y durar “varias semanas”.

La decisión de EE.UU. de replegar sus tropas de Siria provocó un gran shock entre sus aliados europeos. Francia dijo que mantendrá su presencia militar en Siria a pesar de la decisión de Washington, a la que calificó de “extremadamente dura”, ya que, según París, la lucha contra el grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe) “aún no se ha terminado”.

El Gobierno sirio, presidido por Bashar al-Asad, ha denunciado, en reiteradas ocasiones, la presencia en su territorio de fuerzas occidentales, y ha aseverado que Washington ha creado un “agujero negro” con miras a frenar el avance del Ejército sirio frente a los terroristas en este país.

Conforme a varios analistas, el fin de la presencia de las tropas estadounidenses, que ofrecían diferentes tipos de apoyos a los grupos terroristas que luchan contra el Gobierno de Damasco pone de relieve el “fracaso” de Washington y constituye “una victoria” para Siria y para los países que la apoyaron en la lucha antiterrorista, como Irán y Rusia.

 

Fuente