La decisión de Washington de retirar sus fuerzas militares de Siria no es “buena, pero tampoco es una catástrofe”, aseguró el domingo el ministro israelí de educación, Naftali Bennett.

“Para nosotros las sanciones contra Irán son más importantes que los soldados estadounidenses en Siria”, agregó el también ministro para asuntos de la diáspora del régimen de Israel.

Tras varios años desoyendo las protestas del Gobierno de Damasco por su presencia ilegal en Siria, la Administración del presidente de EE.UU., Donald Trump, anunció el miércoles que comenzará la retirada de los más de 2000 soldados desplegados en el país árabe: decisión que ha hecho saltar todas las alarmas de Tel Aviv.

En un informe publicado el viernes, el diario israelí Haaretz evaluó el anuncio de Trump de como menos “preocupante” para Israel y para su primer ministro, Benjamín Netanyahu, quien, según el rotativo, ha hecho que la “seguridad” israelí dependa por completo del paraguas protector de Washington y de la “amistad de Trump”.

El domingo, y en un intento desesperado por calmar las aguas, Netanyahu dijo que tras salida de las tropas estadounidenses, Israel podría intensificar sus ataques en Siria para luchar contra la “presencia militar” de Irán en ese país y, además, barajó, la posibilidad de extender sus agresiones a otras zonas de la región.

Otras reacciones al repliegue estadounidense de Siria

La iniciativa incluso sorprendió al propio Gobierno de Trump, al punto de provocar la renuncia del secretario de Defensa, James Mattis, y del enviado especial de EE.UU. para la llamada coalición contra EIIL (Daesh, en árabe), Brett McGurk.

La decisión de EE.UU. provocó, además, un gran shock entre sus aliados. Francia, el Reino Unido y Australia han anunciado que, pese a la retirada de EE.UU., seguirán operando en Siria. El Gobierno español criticó también la decisión de Trump y apostó por una mayor autonomía europea de EE.UU.

El presidente ruso, Vladimir Putin, puso en duda la verdad de la retirada de EE.UU. de Siria, recordando que el Ejército del país norteamericano lleva en Afganistán 17 años y casi todos los años dice que está retirando a sus tropas, pero siguen allí.

Irak, por su parte, ha denunciado la intención del Departamento de Defensa de EE.UU. (Pentágono) de trasladar al Kurdistán de Irak a los 2000 soldados estadounidenses que sacará de Siria, pues se trata de una ‘invasión’.

Fuente